Quiénes somos

Lo que pretendemos es un asesoramiento individual para ahorrar agua.La primera gran crisis energética a comienzos de los años 70 exigió un cambio en el suministro de agua caliente. Se trataba de sustituir las instalaciones centralizadas con elevadas pérdidas de energía por otras más pequeñas y descentralizadas como los calentadores de paso continuo.  El gran reto técnico consistía en dotar a estos equipos pequeños de un caudal definido constante e independiente de la presión. De este modo se quería conseguir que, incluso a presiones elevadas, es decir con mucha agua, la potencia calorífica fuera suficiente para poderse lavar o duchar con comodidad.

 

Precisamente aquí RC Mannesmann tenía la solución: el estabilizador de caudal. Pequeño. Compatible, seguro y eficiente.  Desde 1971 RC Mannesmann produce estas maravillas técnicas que en la actualidad se emplean en numerosas aplicaciones distintas. Una de ellas es el ahorro de agua. El que todos puedan disponer de una cantidad suficiente del alimento “agua” es uno de los retos de nuestro siglo. Esto incluye en primer lugar el uso responsable del agua. Nuestros productos ayudan a ahorrar agua cuando nos lavamos, duchamos y accionamos la cisterna del inodoro sin que el usuario tenga que renunciar a su comodidad.

Si en la ducha diaria de unos 5 minutos de duración se ahorraran, por ejemplo, unos 50 litros mediante el uso de economizadores de agua RC Mannesmann, sin pérdida de confort, se obtendría, en el caso de todos los europeos, aproximadamente la cantidad correspondiente a la capacidad del Lago Maggiore. Al margen, la cantidad de CO2 empleada para la generación  de agua caliente se podría reducir en Europa en 180 miles de millones de toneladas.

Muchas de los clientes de RC Mannesmann lo han comprendido. Cadenas hoteleras de primer orden, administraciones hospitalarias, municipios y empresas forman parte de la clientela.  A pesar de ello, queda mucho por hacer para salvar nuestro planeta azul - ¡save your blue! Se trata de todos nosotros, pero comencemos por nosotros.